+502 22321430   |   2a. Avenida 1-11, zona 3 - Colonia Bran. Guatemala, C.A.

COMUNICADO

 

COMUNICADO

Ante el pueblo Nebaj, Quiché - Guatemala  y la comunidad internacional, en el marco del “Día Nacional de la Dignidad de las Víctimas del Conflicto Armado Interno CAI.”

MANIFIESTA

Este 25 de febrero “Día Nacional de la Dignidad de las Víctimas del Conflicto Armado Interno” reivindicamos hoy, la Memoria de los más de 200 mil muertos, 45 mil desaparecidos, 5 mil niños y niñas desaparecidas y separados de sus padres en forma violenta, las 50 mil viudas,  las más de un millón de desplazados forzados y, los miles de víctimas sobrevivientes que hoy sufren las secuelas de la tortura y la violación que la represión institucional del Estado de aquella época enlutó a nuestro pueblo.

Hoy día, seguimos considerando que los atropellos que sufrió el pueblo en esa época, todavía no ha sido asumido por la conciencia nacional.  Las masacres que eliminaron comunidades mayas enteras pertenecen a la misma realidad que la persecución política de líderes políticos democráticos, sindicalistas, sacerdotes, catequistas, evangélicos, estudiantes, maestros, cooperativistas y líderes comunitarios a quienes les fue segada sus vidas.  Esta es la verdad de lo que pasó y la verdad debe ser conocida por las futuras generaciones. 

Los que planificaron y ejecutaron esos actos de salvajismo están vivos hoy como si nada hubiera pasado.  Es por eso que al conmemorar este día, nuestro clamor es por la justicia y que  esos delitos degradantes no queden impunes. 

La memoria de los mártires que cayeron a lo largo de los 36 años  cuyo pasado  fue degradado y manipulado, solo será dignificada con el conocimiento de la verdad, la justicia y una reparación digna.   La reconciliación de quienes hoy sobrevivimos, no es posible sin justicia. No buscamos venganza, solo buscamos justicia

Por todas las víctimas y por la manipulación que es objeto la historia y la justicia.

 DENUNCIAMOS

  1. El incumplimiento de los Acuerdos  de paz a  20 años de la firma, coloca al país en nueva confrontación social al no erradicar las causas que originaron la guerra.  Por el contrario, las condiciones en que viven hoy las grandes mayorías de la sociedad, sectores populares, campesina e indígena, se ve empeorado. La presencia y penetración de los mega-proyectos nacional y trasnacional enfocadas a las regiones indígenas, amenazan y provocan nuevos desplazamientos, enfrentamientos y muertes  al utilizar la represión publica en contra de la resistencia de los pueblos en la defensa de sus territorios que, al no resolverse, en el país  está generando conflictos sociales, persecución política y criminalización de líderes comunitarios y de organizaciones defensores y defensoras de los derechos humanos.  

  2. Los avances insignificantes en la justicia, se enfrenta el riesgo de retroceso por  acciones y posturas de sectores políticos, económicos y militares que se oponen a la paz, la construcción de una democracia con justicia social que son el espíritu y contenidos de los acuerdos de paz.

  3. Nos indigna y denunciamos las maniobras y oposición de los sectores que históricamente son responsables del atraso, causas y consecuencias del conflicto armado interno, quienes hoy  siguen siendo los mismos que se oponen a las reformas constitucionales, el reconocimiento constitucional del pluralismo jurídico como nación pluricultural. Dichas posturas demuestran  racismo y discriminación enraizados durante siglos. 

  4. El Programa Nacional de Resarcimiento –PNR- a 14 años de su instalación, no ha respondido en la atención de las víctimas del CAI. Los 4 años del periodo de gobierno del PP provocaron un retroceso en contenido y espíritu al intentar claudicar dicho programa, específicamente en el área  Ixil, la sede regional ha estado sin personal técnico y administrativo.

  5.  A un año del actual gobierno del presidente Morales, no ha podido despegar y generar acciones tangibles a favor de las víctimas. Con la firma del “compromiso político para fortalecer el PNR” suscrito el 15 de febrero de este año por el vicepresidente de la republica con las organizaciones de víctimas, queda por verse el cumplimiento de dicho acuerdo por parte de la Comisión Nacional de Resarcimiento garantizando los 132 millones.

 

POR ESTAS  RAZONES,

DEMANDAMOS

  1. Al presidente de la republica Jimmy Morales, garantizar el cumplimiento de los compromisos suscrito el 15 del presente mes y de instrucciones precisas a finanzas públicas para el otorgamiento del presupuesto y la ejecución transparente por parte de la Comisión Nacional de Resarcimiento.

  2. Al Congreso de la republica exigimos la aprobación de las iniciativas de ley 35-90 y 35-51 ley para la búsqueda de personas desaparecidas durante el CAI y para la institucionalización del Programa Nacional de Resarcimiento respectivamente. También exigimos que aprueben la ampliación del presupuesto del PNR a Q 132 millones para este año 2017.

  3. A la Corte Suprema de Justicia, garantizar su imparcialidad en los procesos en contra de los responsables del genocidio y de  graves violaciones ocurridas durante el CAI.

  4. Exigimos a los tres poderes del Estado a promover y respaldar la necesidad de las reformas constitucionales  y de justicia. Respaldamos y apoyamos la lucha emprendidas por el MP, la CICIG y de las organizaciones sociales e instituciones por las reformas constitucionales, la necesidad del  reconocimiento constitucional del pluralismo jurídico y la lucha contra la corrupción en los niveles  del Estado.

  5. A los organismos nacionales e internacionales que velan por los derechos humanos, su observancia plena sobre el respeto a los derechos humanos de las víctimas y su acompañamiento en estos procesos.

POR LO ANTERIOR LAS ORGANIZACIONES Y SOBREVIVIENTES DEL CAI DE LA REGION IXIL, EXIGIMOS QUE SE ESCLAREZCA LA  VERDAD, SE APLIQUE LA JUSTICIA Y SE CUMPLA CON  EL RESARCIMIENTO DIGNO E INTEGRAL.

Nebaj, Quiché - Guatemala 24 de febrero 2017.